En 2020, la adversidad impulsó una prolífica investigación en la ciencia de la fertilidad

En 2020, la adversidad impulsó una prolífica investigación en la ciencia de la fertilidad

 

grafica_post

 

Cuando pienso en el año 2020, me sigo asombrando.

Apenas puedo creer lo que ha sucedido este año, las pérdidas que tantos han tenido que soportar, y lo que la sociedad se ha unido para superar, en unas circunstancias inimaginables.

En pocas palabras, este año ha sido una tragedia y un triunfo. Una tragedia para tantos que han perdido a sus seres queridos, sus trabajos e incluso sus vidas. Y un triunfo para el espíritu humano y la búsqueda implacable de la ciencia y la innovación a un ritmo absolutamente récord.

Hace tan sólo 12 meses, el pasado mes de diciembre, el mundo se veía con un prisma muy diferente. Acababa de terminar de escribir un blog en el que resumía la destacada labor de los investigadores de IVIRMA en 2019, el año en el que más contribuyeron los médicos, científicos, genetistas y eruditos más brillantes del grupo al avance de la ciencia reproductiva, más que cualquier otro año y que cualquier otro grupo del mundo.

Presentaron 127 reseñas en las principales reuniones científicas y produjeron 136 manuscritos, con un factor de impacto total de 519; se trataba de trabajos destinados a ayudar a los que sufren de infertilidad. El subtexto del blog era obvio: el próximo año puede ser aún mejor.

Poco podía imaginar que el 2020 sería uno de los años más oscuros de la historia, y definitivamente el más oscuro de mi vida.

En el momento de escribir esto, el 17 de diciembre de 2020, hay 75 millones de casos registrados de Covid-19 en todo el mundo, y 1.655.044 muertes registradas atribuidas a la pandemia. Esta es la tragedia.

Pero he aquí el triunfo: casi inmediatamente después de la noticia de un nuevo coronavirus en China, la comunidad médica y científica mundial ofreció una respuesta asombrosa, que hoy ha dado lugar a 81 vacunas en ensayos clínicos, varias a punto de ser aprobadas y una que ya se está administrando a poblaciones de alto riesgo.

Los incansables hombres y mujeres que están detrás de estos esfuerzos tuvieron que enfrentarse a desafíos sin precedentes en su búsqueda por hacer su trabajo y devolver a la vida alguna apariencia de normalidad. Pero no abandonaron.

Y nosotros también.

Los investigadores de IVIRMA se enfrentaron a sus propias barreras en el transcurso del año: desde el distanciamiento social, las órdenes de confinamiento, hasta la incapacidad de entrar en edificios académicos, reclutar pacientes para ensayos y, en algunos casos, realizar ciclos de FIV. Nuestros equipos en todo el mundo se enfrentaron a nuevos obstáculos cada día.

Y aún así, contra todo pronóstico, en 2020, lograron más de lo que incluso yo creía posible.

Nuestros investigadores completaron estudios que demostraban la exactitud del diagnóstico de las nuevas pruebas de PGT-A usando la siguiente secuenciación de genes, mientras que sus colegas de IVIRMA cuestionaron la exactitud de los enfoques no invasivos de PGT-A.

Nuestros investigadores desarrollaron mejores formas de seleccionar embriones viables combinando sistemas de lapso de tiempo e inteligencia artificial, y tecnologías avanzadas para la criopreservación de embriones.

Nuestros científicos ayudaron a establecer protocolos de estimulación hormonal más seguros y eficaces, y demostraron con éxito prometedores y novedosos enfoques en mujeres con una baja reserva ovárica.

Al final, desde el punto de vista científico, el 2020 ha resultado ser un año más grande que el 2019 y el año más productivo en la historia del IVIRMA. Terminamos este año con 133 reseñas en reuniones científicas y 191 manuscritos, totalizando un factor de impacto acumulado de 889.

Pero hay más. Como un viejo amigo me dijo una vez, un momento de angustia es también un momento de oportunidad; en la angustia damos saltos que de otra manera no nos atreveríamos a dar. Hace varios meses, en un esfuerzo por compartir lo que hemos aprendido con el mundo, mejorar los resultados de los pacientes e inspirar a la próxima generación de superhéroes de la ciencia, lanzamos el IVIRMA Global Online Journal Club y el FertiliPod, nuestro podcast semanal. Ambos han sido recibidos muy calurosamente, con una comprometida audiencia que abarca 50 países.

Así que entenderán por qué, mientras nos preparamos para entrar en el 2021, soy optimista. Creo que los investigadores de IVIRMA que hicieron lo mejor para proteger a sus pacientes, sus familias, sus compañeros de trabajo, sus vecinos, incluso a los extraños, sin sacrificar por ello su compromiso con la investigación científica, serán recompensados.

¿Cómo? Con más curiosidad. Más preguntas. Más trabajo incansable. Más descubrimientos. Más historias de éxito de pacientes.

Y sobre todo, una dedicación más inquebrantable a la ciencia, cuyas recompensas se desarrollarán en los años venideros, cuando el 2020 sea recordado no sólo como el año de la mascarilla, sino como el año del científico.

Gracias, científicos de IVIRMA, por todo lo que habéis logrado este año. ¡Que disfrutéis de unas seguras y felices vacaciones!

Dr. Emre Seli

 

Cerrar menú