El Dr. Francisco Domínguez recibe una subvención del Instituto Carlos III para el estudio de determinados disruptores endocrinos

El Dr. Francisco Domínguez recibe una subvención del Instituto Carlos III para el estudio de determinados disruptores endocrinos

Share on facebook
Compartir
Share on twitter
Compartir
Share on linkedin
Compartir
  • El Dr. Francisco Domínguez recibe una subvención del Instituto Carlos III para el estudio de determinados disruptores endocrinos
  • El proyecto, que durará tres años, pretende estudiar la incidencia de sustancias ambientales tóxicas en la fertilidad de la mujer
    Para el estudio se prevé reclutar 50 pacientes con endometriosis y 50 con fallo de implantación
    El investigador de la Fundación IVI obtiene por segunda vez una financiación estatal, en este caso por valor de 62.920€

Valencia, 26 de Abril de 2018

El Dr. Francisco Domínguez, investigador de la Fundación IVI, ha recibido una subvención para el proyecto denominado «influencia de los disruptores endocrinos sobre la receptividad endometrial humana y su relación con el fallo de implantación y la endometriosis». Un estudio que durará tres años y a través del cual el investigador valenciano pretende evaluar la incidencia de determinados disruptores endocrinos (sustancias ambientales tóxicas) en la fertilidad de la mujer..

El equipo para este estudio estará compuesto, además de por el propio Francisco Domínguez, por ocho miembros más de IVI. El investigador valenciano cuenta ya con varios estudios acerca de los disruptores endocrinos. Además, la literatura reciente apunta a que la exposición a determinados disruptores endocrinos puede acentuar enfermedades relacionadas con la reproducción asistida, tales como la endometriosis y el fallo de implantación. El objetivo es analizar las muestras de 50 pacientes con endometriosis y 50 con fallo de implantación.

Se pretende ver en las pacientes cuáles son sus niveles de disruptores endocrinos y si existe correlación entre estos y el fallo de implantación o la endometriosis. Existen dos vías en el estudio: la prevención, para el fallo de implantación, y la reversión, para la endometriosis. Según apunta el Dr. Domínguez, «en el primer caso, cambiar los hábitos de vida ayudaría a reducir la exposición a estas sustancias tóxicas ambientales, por tanto, la prevención consistiría en evitar o reducir la exposición. En el segundo caso, la idea es buscar qué disruptores endocrinos provocan marcas epigenéticas en el ADN e intentar revertirlas de manera in vitro. Es decir, procurar que la endometriosis no se desarrolle o que actúe de un modo más lento».

La subvención para este proyecto está cifrada en 62.920€. Un tema muy ambicioso, el de los disruptores endocrinos, que se lleva estudiando en la Fundación IVI desde hace varios años. Para el estudio todas las pacientes pasan un cuestionario previo, donde se evalúa el estilo de vida y la posible exposición a sustancias ambientales tóxicas. El siguiente paso consiste en la recolección de varios tipos de muestras (sangre, orina y líquido folicular). Y dentro de estas tres matrices se miden todos los disruptores (biophenol-A, parabenos, ftalatos, fitoestrógenos derivados de la soja y metales pesados tales como cadmio, mercurio y plomo). El objetivo del estudio, a largo plazo, es controlar la incidencia de los mencionados disruptores endocrinos en la fertilidad de la mujer para facilitar los tratamientos de reproducción asistida.

Cerrar menú