¿Una razón para investigar? En IVIRMA lo llevamos en los genes

¿Una razón para investigar? En IVIRMA lo llevamos en los genes

Llegan los últimos días de 2019 y, mientras nos preparamos para entrar en una nueva década, en IVIRMA Global podemos decir que somos afortunados por hacer el trabajo que hacemos desde que nos unimos en 2017. Dos siempre es mejor que uno y nos sentimos muy honrados por la producción científica de nuestra red global en los dos últimos años.

¿En qué nos hemos convertido en ese tiempo? Lo podemos resumir en dos cosas: la empresa de fertilidad más grande y avanzada del mundo, que ha ayudado a traer al mundo a más de 200.000 bebés gracias a más de 30 años de experiencia combinada, y el grupo de investigación en medicina reproductiva más prolífico del sector. En otras palabras: inventamos para que nuestros pacientes pueden hacer realidad su mayor sueño, sea cual sea el diagnóstico.

 

En IVIRMA estamos convencidos de que todo el mundo tiene derecho a formar una familia en la forma que elija. Y este convencimiento nace de nuestro compromiso inquebrantable con la investigación, el descubrimiento, la innovación y la excelencia clínica en los laboratorios, centros de investigación y clínicas que tenemos repartidos por todo el mundo.Este grado de dedicación (y de éxito) sólo puede ser fruto de la experiencia. Tanto IVI como RMA ya investigaban antes de unir sus fuerzas (cuando eran líderes en fertilidad en Europa y Estados Unidos, respectivamente) y la investigación era uno de los pilares de ambas organizaciones.

 

Cada una de nuestras dos empresas ha investigado literalmente desde el día de su fundación (1990 para IVI y 1999 en el caso de RMA), mucho antes de que la investigación se pusiera de moda en el sector privado de la fertilidad. Investigamos porque sentimos curiosidad, porque tenemos hambre de conocimiento y, sobre todo, porque somos humanos. La infertilidad nos afecta y sabemos lo que puede hacer la investigación para convertir la frustración en una esperanza de la que surja vida. Por decirlo de otro modo, la investigación hace posible lo imposible. No es que sea nuestra misión; es que se trata de nuestra auténtica pasión.

 

IVI (Instituto Valenciano de Infertilidad) nació en 1990 como la primera institución médica española plenamente dedicada a la reproducción asistida. En sólo un cuarto de siglo, IVI abrió más de sesenta centros en diez países (España, Portugal, Italia, Reino Unido, Panamá, Argentina, Chile, Brasil, Emiratos Árabes Unidos e India).

RMA (Reproductive Medicine Associates) fué fundada en Nueva Jersey en 1999 para investigar sobre infertilidad en un momento en que muy pocas instituciones lo hacían en Estados Unidos. Desde entonces, RMA ha abierto diez centros en Nueva Jersey y clínicas en Pensilvania, Florida y California, convirtiéndose en una de las organizaciones de fertilización in vitro más importantes de Estados Unidos y logrando numerosos avances en investigación y atención al paciente.

 

Además de su compromiso con la excelencia en la atención al paciente, estas dos instituciones comparten la pasión por ampliar los límites de la medicina reproductiva. Por eso su unión tuvo un impacto aún mayor sobre la investigación de la fertilidad y lo que puede ofrecer a los pacientes.

 

Sin embargo, no siempre resulta fácil valorar el grado de compromiso de una institución con la investigación científica, sobre todo en el caso de organizaciones empresariales que, como IVIRMA Global, no parecen encajar en el perfil de un grupo de investigación que se esfuerza por hacer descubrimientos vitales en beneficio público. Pero eso es justo lo que somos. IVIRMA Global es el principal inversor individual del mundo en investigación de la fertilidad, con el mayor número de artículos científicos publicados y el porcentaje más alto de investigaciones con impacto directo en la atención al paciente en este campo.

 

Lo que hace posible esta inversión es nuestra privilegiada posición como proveedor y centro de investigación. Jamás renunciaremos a esta misión. Por eso contamos con laboratorios de investigación básica en cuatro lugares del mundo, docenas de centros clínicos dedicados a la investigación, y una organización central de orientación y asesoramiento (UAGI) para dar apoyo a los investigadores de IVIRMA.

 

Los datos hablan por sí solos: nuestro grupo ha publicado más 3.000 artículos científicos a lo largo de los años (una media de más de 30 publicaciones por trimestre), nuestro trabajo cubre quince campos de investigación (incluyendo IA y rejuvenecimiento de células madre) y nuestros becarios gozan de un merecido prestigio en los congresos internacionales tras obtener un total de 55 premios en los últimos años.

 

En 2018 presentamos 128 abstracts en congresos de la ASRM, la ESHRE y la SRI (considerados entre los más prestigiosos en el campo de la fertilidad y la ciencia en general) y 141 artículos científicos en publicaciones especializadas.

 

En el congreso de la ASRM celebrado este año estuvieron presentes más de 90 médicos de IVIRMA llegados de todo el mundo en lo que constituyó un éxito sin precedentes: fueron aceptados 68 abstracts, de los que 28 fueron seleccionados para presentaciones orales. Además de otros premios, IVIRMA Global logró también la máxima distinción del congreso: el Prize Paper por nuestro trabajo sobre cultivo prolongado de blastocitos con diferentes aneuploidías cromosómicas.

 

Es increíble lo mucho que hemos avanzado desde que naciera el primer bebé probeta en el Reino Unido, hace ahora 41 años. La fertilidad es uno de los campos científicos que más está progresando en la industria, si no el que más, y de eso se benefician pacientes de todo el mundo.

 

Esos pacientes son la razón por la innovamos, experimentamos y hacemos lo que sea por encontrar respuesta a los retos más complicados. Como primera empresa de fertilidad en el mundo, tenemos la responsabilidad de liderar el sector con investigaciones que marquen la diferencia para quienes quieren ser padres. Y eso es precisamente lo que haremos durante la próxima década y mucho más allá.

 

Porque, cada vez que ayudamos a una paciente a quedarse embarazada y dar a luz a un bebé, vuelve a despertarse en nosotros la vocación de hacer ciencia, de encontrar respuestas a preguntas y de dedicar nuestro tiempo a crear los bienes más preciados.

 

Nuestro compromiso no puede ser más puro y simple. Hacemos lo que hacemos porque nos importa. Y nos sentimos afortunados por ello.

 

Hasta 2020 y más allá.

Autor: Emre selli

 

Cerrar menú