En un estudio histórico, RMA muestra que los embriones anormales no logran implantarse o conducir a un embarazo

En un estudio histórico, RMA muestra que los embriones anormales no logran implantarse o conducir a un embarazo

De un total de 50 transferencias anormales de embriones, 0 resultaron en un embarazo en curso; los conocimientos validan las pruebas genéticas de embriones que ayudan a los médicos a identificar los embriones normales para la transferencia en un esfuerzo por mejorar el éxito de la paciente.

El mismo estudio también mostró tasas de implantación equivalentes para embriones tanto biopsiados como no biopsiados, lo que demuestra la seguridad de la biopsia a efectos de las pruebas genéticas.

BASKING RIDGE, NJ, 14 de octubre de 2019 – Un estudio no selectivo que investiga si las pruebas genéticas basadas en la Secuenciación de próxima generación (Next Generation Sequencing, NGS) de embriones, conocidas como PGT-A, identifican correctamente a los embriones anormales que tienen pocas probabilidades de conducir a un embarazo viable, ha encontrado que la prueba es precisa, y que los 50 embriones diagnosticados como anormales por la plataforma de pruebas han fallado en la implantación o han conducido a abortos espontáneos tras la transferencia.

La investigación en curso, iniciada en 2018 en RMA, se presenta por primera vez en la reunión anual de la American Society for Reproductive Medicine (ASRM) en Filadelfia.

Involucrando a pacientes de las clínicas de RMA de Nueva Jersey, Pensilvania, Florida y Baja California, el estudio prospectivo, ciego y sin selección arrojó asimismo unas tasas de implantación equivalentes para los embriones que tenían una biopsia de trofoectodermo (ET), (53 %), y los que no la tenían (54 %), lo que indica que la biopsia embrionaria no daña a los embriones ni afecta a las tasas de implantación.

Ambos hallazgos son los primeros resultados disponibles del estudio, cuyo objetivo es recopilar datos de fertilización in vitro (FIV) de 600 parejas. Una vez completado, el estudio será la única investigación a gran escala sobre el valor predictivo del diagnóstico de aneuploidía que se haya llevado a cabo jamás, proporcionando pruebas muy necesarias en el debate científico en curso sobre la fiabilidad de las pruebas genéticas.

«Estos hallazgos muestran que el valor predictivo de un diagnóstico de aneuploides PGT-A basado en NGS es lo suficientemente alto como para transmitir la confianza de que los embriones reproductivos competentes se descartan con poca frecuencia como resultado del uso de esta tecnología. Además, la biopsia de ET para PGT-A no produjo un impacto adverso detectable en la implantación sostenida», afirma la Dra. Ashley Tiegs, becaria de tercer año de RMA que ha dirigido el estudio sin precedentes. «Cada embrión anormal transferido a mujeres que participaron en el estudio hasta ahora no ha progresado a un embarazo viable, produciendo un valor predictivo del 100 % de un resultado de PGT-A aneuploide basado en NGS.»

La PGT-A es, con mucho, el mayor avance que la industria de la fertilización in vitro ha visto desde su inicio, y ha marcado el comienzo de un nuevo estándar de atención basado en la transferencia de un embrión único (SET, por sus siglas en inglés). La SET ha reducido drásticamente los riesgos asociados con los gemelos y, por primera vez en 2017, ha dado lugar a que el peso al nacer de los bebés de FIV alcance la paridad con sus contrapartes concebidas de forma natural.

El componente de no selección ciego del estudio es el quid científico de la investigación: significa que ni los médicos que realizaron el estudio, ni las mujeres que se sometieron a la FIV como parte del estudio, conocían el resultado de la prueba genética realizada en los embriones para su transferencia. Todos los embriones en el grupo de estudio fueron biopsiados, pero la prueba no se completó hasta después de que se registró un resultado clínico, como embarazo, no embarazo o aborto espontáneo. De esta manera, los resultados clínicos y los resultados de las pruebas genéticas podrían revelarse más o menos al mismo tiempo, lo que daría lugar a resultados imparciales.

Después de cada uno de los resultados clínicos de un total de 285 transferencias a pacientes, se realizó la biopsia correspondiente mediante un análisis PGT-A. De las 50 biopsias que resultaron anormales, todos los embriones relacionados no se implantaron o provocaron un aborto espontáneo. De las 201 biopsias que volvieron a la normalidad, 137 resultaron en un embarazo de éxito o en un nacimiento, lo que refleja un valor predictivo del 68 % para los embriones euploides.

«Los pacientes deben seguir confiando en las pruebas PGT-A, y tener confianza en que cuando un embrión es etiquetado como anormal y no se realiza una transferencia, ese embrión no está siendo descartado injustamente», dijo el Dr. Richard Scott, socio fundador de RMA. «En pocas palabras, la PGT-A funciona, y ahorra tiempo, dinero y estrés emocional a las mujeres al darles confianza en la transferencia de un embrión normal con una alta posibilidad de llegar a ser un bebé sano».

El estudio de la Dra. Tiegs es una de las docenas de investigaciones que RMA presenta en la ASRM cuando la práctica celebra su XX aniversario este año. Desde su fundación el 1 de octubre de 1999, RMA ha ayudado a que más de 40.000 bebés nacieran en el seno de familias cariñosas, y continúa siendo la principal inversionista en la investigación de FIV en los Estados Unidos.

Autor: Ashley Tiegs

Cerrar menú